viernes, 7 de abril de 2017

Veintisiete millas de playa (Poema de Nathaniel Tarn)

Nathaniel Tarn (1953)


Dices que veintisiete millas de playa
                                               completamente vacía
blanca como hueso
                                               en Baja California

las mancharíamos tan solo un poquito
primero andaríamos de arribabajo
yendo y de regreso
señalando como nuestro el lugar
clavando        por así decir
                                               las banderas

y descansaríamos luego

pero cuando llegara el momento
la mancha que haríamos en aquella blancura sería pequeña
el tipo de mancha en un lugar
            que dejan los humanos

            enamorados         enamorados             enamorados
vestiríamos trajes de baño lanudo desde luego
yo colaría el mar en tu traje con mis labios
detenidamente te tocaría a través del traje mojado y olería
el dejo de tu venida a través del viaje

                        y tal vez un poco de sangre

            y algo de vino tal vez

pudrirían la arena como señal de nuestro paso

y luego sería el turno de los pinos si los hay
como me gusta pensarlo   que toman esa playa en sus brazos
y no distinguiríamos nuestros brazos del ramaje

nuestros corazones de las aves    las aves rojas que imagino
            en el ramaje

                        habría un hidroavión
                        que nos llevara a otras playas

donde haríamos lo mismo día tras otro

                                   enamorados        enamorados             enamorados

cómo nos merecemos esas playas



DOSSIER LEYENDO EL TURISMO 2011/2017


Nathaniel Tarn (1928) Escritor nacionalizado norteamericano nacido en París, formó parte de la generación de escritores británicos “The Group”. Ha sido traductor de Pablo Neruda y ejerció como antropólogo en Alaska y Guatemala,  autor de libros como The house of leaves (1976), Atitlan/ Alaska (1979),  The desert Mathers (1984) o Entradas y salidas de los ríos del bosque (2008).

*Extraído de la antología En algún otro lugar, de Roberto Tejada,Traducción de Héctor Manjarrez, Vuelta, 1992, México

miércoles, 8 de marzo de 2017

"Turistas" en el Valle de Aburrá. Poesía colombiana actual: Mario Ángel Quintero

El poeta y dramaturgo colombiano Mario Ángel Quintero

Los pinos llegan de turistas. Hemos abonado estas montañas para que sea así. Hemos renovado nuestra sangre por regaderas para rociar esta depresión gigante con pujanza. Ver tanto puje-puje de guasca. La Iguaná y Santa Elena bajan por las mejillas del valle, de cañada a quebrada, y de quebrada al río. Sedimentos de origen marino nos aseguran que el valle es un acuario inmenso. Los pájaros y las mariposas pasan por el aire en cámara lenta, como peces exóticos.
Estamos acostumbrados a creer en erradicaciones. Una parranda de abanicos nos vuelve cosmopolitamente cosméticos, nos vuelve eternas primaveras.
Metamórficos, construimos y vendemos para lograr la cirugía plástica perfecta, con música que llega por riel.
Así afirmamos nuestra industria, así promovemos la exportación. Ya desterradas, las flores no tienen más que venir a la ciudad y buscar una esquina donde venderse.

Dossier Leyendo el turismo, 3 poetas (2017)


Mario Ángel Quintero, "Valle de Aburrá", extraído de Mapa de las palabras, Fondo editorial Ateneo, Medellín, 2014

Hijo de colombianos, Mario Angel Quintero, publica tres libros en inglés: Globo (1993), The Fifth Season (1996) y On the Voice (2016). Desde 1995 reside en Medellín, Colombia, donde publica los libros Mapa de lo claro (1996), Muestra (1998), Tentenelaire (2006), El desvanecimiento del alma en camino al limbo (2009), Mapa de las palabras (2014), y los libros de dramaturgia Cómo morir en un solar ajeno (2009) La sabiduría de los limones (2013) y Calamidad Doméstica (2016).

sábado, 21 de enero de 2017

"Otras caras llegan al hotel". Poemas de Israel Domínguez, literatura cubana contemporánea

Israel Domínguez, (Cuba, 1973)


OTRAS CARAS LLEGAN AL HOTEL
Son las mismas de otros años.
La permanencia del invierno
en la vacuidad de las preguntas,
el desenfreno que en los ojos provocan
los soles de la Isla.

De nada serviría ayudarlos.
Que interpreten con moneda dura
el buen servicio de mi carro de equipaje.
Siempre existirá el invierno.
Tiritando la vida
entre los hornos blancos.

***


LAS MUJERES DE SILICONA
ponen sus pieles al sol
hasta quedar como lagartos.
Desean llevarse un recuerdo
que les ayude a pasar
la próxima tormenta.
Entre luces y cócteles,
playas y sonidos,
buscan un romance de verano.

Ya se marchan y escriben direcciones.
Dicen adiós
y vuelven a llorar.

***

Sobre un fondo de arena

Bajo la sombrilla rústica
el hombre escucha a NG La Banda:

De sus labios salta una voz:
<<¡Blancuso!>>

Antes de ir a la playa solía enrojecerme.

La burla de aquella muchacha es tan dolorosa
como la incandescencia que ha dorado su piel.

En el ascensor una turista me pregunta:
<<¿Eres cubano?>>

<<1, 2 y 3, ¡al agua!>>
continuamente repite mi hija en la sala.
***

Cómo pude creer en Andersen

Estaba equivocado:
no eran artificios de Hollywood.
Ojos como el mar, o como un campo de golf.
Rostros, cuerpos y cabellos
para el rodaje perfecto de un melodrama.
Se besaban, vacaciones en una playa hermosa.
Cómo pude creer en Andersen.
El cisne que cuando pequeño rechazaban
rompe el hechizo y nos revela:

Soy poeta, pero no confíen.
Lo espiritual puede ser un camino
            para conformarnos.
Como espíritu anclado en un recipiente
deseo los cuerpos hermosos.



 (Dossier Leyendo el turismo, 3 Poetas. 2017)


Israel Domínguez*, Dirección contraria, Ediciones Aldabón, Cuba, 2014

 *Poeta cubano, nacido en 1973 en Placetas, Villa Clara, y radicado desde los años noventa en Matanzas, Israel Domínguez ha recibido numerosos premios por su obra poética, que abarca libros como Hojas de Cal(2001), Collage mientras avanza mi carro de equipaje (2002), Sobre un fondo de arena (2004), Después de acompañar a Wiliam Jones (2006) y Del ciruelo y otras observaciones del ciruelo (2010), Viaje de regreso (2011) y En dirección contraria (2014). Ha recibido premios como: Calendario, Dador, Milanés y La puerta de papel.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Planeta Turista: Poèmes traduits (Plaquette traducida al francés)

Fotografía del traductor Mariano Strugala


hotel salvation /david guijosa

y se hizo la comida. se hizo el sueldo. se hicieron los turistas.
se hizo un nosotros: see the beautiful people.
            vivimos
de todos los grados bajo cero que quisieron viajar hasta aquí.
            nosotros los seres humanos nos convertimos en
en hoteles y vendimos el amanecer.
en nuestros ojos
nunca más pudo verse el cielo, solo aviones.
perdimos el contacto con la tierra del origen


Hotel Salvation
Et la nourriture fût. et le salaire fût. et les touristes apparurent.
un nous se crea: see the beautiful people.
           
Nous vivons
de tous les degrès en dessous de zéro qui souhaitèrent voyager jusqu'ici.
            Nous, les êtres humains nous sommes transformés en hotels et nous avons vendu le lever du soleil.
Dans nos yeux
jamais plus n'apparût le ciel, seulement des avions.
nous avons perdu le contact avec la terre d'origine.



Hoteles/Acerina Cruz

Cada hotel es un mundo
con turistas que no traspasan los muros,
salen a los jardines y las piscinas,
a las discotecas en las mazmorras
atrapados
en el todo incluido: desayuno- almuerzo- cena,
sea bienvenido a este territorio
multilingüe:
le guardamos la llave
le cambiamos las sábanas
le ofrecemos un número fijo de estrellas.

Hoteles
Chaque hotel est un monde
avec ses touristes qui ne traversent pas les murs
qui sortent aux jardins, aux piscines,
dans les discotheques dans les donjons
Attrapés dans le tout inclus: petit déjeuner-déjeuner-dîner
Soyez les bienvenus en ce territoire
multilingue:
on vous garde la clé
on vous change les draps
on vous offre un numéro fixe d'étoile.


paradise lost/Samir Delgado

La silueta alucinante de un Baobab
corona la arribada masiva de equipajes

en el hall de la recepción unas palmeras
dibujan la sombra del pájaro de Brancusi

en fila india los turistas esperan la bienvenida
           
Revuelo de papagayos
            colonia dulce alrededor

Cada llave es un destino seguro
                                               al Paraside lost
                                              

Paradise lost

La silhouette hallucinante d’un Baobab
couronne l’arrivée massive des bagages

dans le hall de la réception quelques palmiers
dessinent l’ombre de l’oiseau de Brancusi

dans la file indienne les touristes attendent la bienvenue

Envol de perroquets
doux parfum aux alentours

Chaque clé est un aller simple pour le Paradise lost


*Planeta Turista. Poesia Reunida, Amargord  ediciones (2014)

Traducción al francés de Mariano Strugala, Licenciado en Lenguas Extranjeras aplicadas, Universidad de Lyon 3, Maestría en Antropología de la Universidad de Toulouse Jean-Jaures. Profesor de Francés en Pasto (Colombia, 2015)